PALACIO DE MONTERREY.

            Edificado en 1539 por el III duque de Monterrey, D. Alonso de Zúñiga y Acebedo basándose en los planos de D. Rodrigo Gil de Hontañón.

            Aunque el proyecto inicial era de planta cuadrada con cuatro torres y un patio central, lo cierto es que no se completó, quedando en la actualidad solo un lateral.
Posteriormente se construye en los solares donde debía ubicarse el resto del edificio la Iglesia de Santa María de los Caballeros.

Joya única del plateresco está dividido en tres pisos junto a dos torres que cierran la fachada, y decorado con ornamentos de animales y escudos nobiliarios.

            En 1929 es declarado monumento Histórico Nacional y en su interior se guardan obras tan importantes como los dos paisajes de Ribera, el Gran Duque de Alba de Sánchez Coello, etc.