Anónimo inglés s. XVI
María Estuardo, reina de Escocia


Pintura
Material: Lienzo.
Dimensiones: 204 x 126 cm.
Signatura P.64

Se encuentra en el Palacio de Liria, lugar de la estancia, Salón Estuardo .



 

Observaciones

El cuadro se relaciona con otra versiones, originales y de taller, aunque debe considerarse original del cretense.



Préstamos a exposiciones

Ángel M. de Barcia, en su Catálogo de la Colección de Pinturas del Excmo. Sr. Duque de Berwick y de Alba, 1911, añadió un comentario considerando el lienzo como anónimo francés, observando que no es retrato del natural y situándolo entre las obras procedentes de la Casa de Liria. Pero en un ejemplar del catálogo escribió de su puño y letra y al margen (firmando al final) lo siguiente: "El no encontrarse mencionado este retrato en ningún inventario, lista ni documento, ni haberse logrado dato alguno sobre su procedencia, hace creer como cosa muy probable que debió de formar parte del legado de retratos de familia hecho por el Cardenal de York al Duque de Alba, don Carlos Miguel. Y de ser así, como yo tengo ahora por casi seguro, esto daría gran peso a la opinión de Mrs. Nutall de que este es el legítimo y auténtico retrato que se hizo estando la Reina en la prisión. La figura está hecha evidentemente de memoria, pero la cabeza acusa el natural y parece hecha copiando otra pintada teniendo a la vista el modelo vivo. Algo de esto se traduce en las manos. El traje, particularmente los encajes y las joyas, se ha hecho teniendo a la vista y copiando escrupulosamente el que llevaba la Reina. En esto no cabe duda por la cifra que aparece en el bordado. Es muy de sentir que por no haberse traslucido la importancia que este retrato pudiera tener hasta después de impreso el catálogo no se haya dicho en este algo más de tan interesante cuadro y sobre todo, que no figure su reproducción entre las que se han hecho. Creo que esta sensible omisión debiera repararse cuando se presentara ocasión oportuna, que sería cuando Mrs. Nutall publicara algo sobre los retratos de María Estuardo. En vista de lo que dijera y de lo que aquí se averiguara podría hacerse un artículo o folleto al que acompañara una o dos (del busto y de la totalidad) reproducciones muy buenas de tan interesante cuadro."

El comentario que acaba de recogerse nos introduce en un importante problema. Pero la cuestión ha sido atentamente analizada por el Sr. Lafuente Ferrari en unas cuartillas que se conservan autógrafas en el Archivo del Palacio de Liria y cuyo resumen hacemos aquí.

Debido al carácter de mártir con que los correlegionarios de María Estuardo miraron a la desdichada reina, hubo una gran demanda de retratos suyos que si bien dió lugar a numerosos ejemplares hizo que abundasen los espurios. Fueron estudiadas las diferentes versiones por George Scharf y sobre todo por Lionel Cust. Según ellos, durante la permanencia de María Estuardo en Sheffield Castle bajo la custodia del Conde de Srewsbury, en una época relativamente suave de su prisión, le fué permitido el acceso hasta la soberana a un pintor cuyo nombre nos es desconocido. Pero muy bien pudo ser el mismo que por aquellos años retrató a Isabel Cavendish, a su esposo, el Conde de Lennox y a su hija Arabella Stuart. Por una carta fechada en agosto de 1577 se sabe que aún no estaba terminado el retrato de la reina. Se pensó primeramente que este sería el que conserva la familia Cavendish, pero comparándolo con el de la National Portrait Gallery puede notarse que este es mucho más fino. Según Cust el artista que representó a la reina en 1577, hizo una pequeña efigie, una miniatura, ya que debía ser enviada a Francia y de ella se hicieron una serie de réplicas. Son pues todos estos retratos auténticos aunque de segunda mano. Cust que estudia y trata de clasificarlos, consideraba como el más bello el de la National Portrait Gallery. Pero en su lista falta el del Palacio de Liria. Cuando este crítico lo conoció ya estaba publicado su libro. Por último el profesor Lafuente, tras un detallado análisis, deduce que el de la familia Berwick puede ser uno de los más fieles y directos (anterior desde luego al de la familia Cavendish) retratos de María Estuardo.